Tucumán fue detenido

El pase del jugador de Atlético Tucumán fue detenido por la mano de su propio portero, que fue producto de un penal indirecto.

El incidente provocó reacciones mixtas. Garay de Atlético Tucumán le hizo un pase largo al arquero Lampe, pero este último no pudo detenerlo con el pie, por lo que lo hizo con la mano. Y luego siguieron las esperadas sanciones del árbitro Darío Herrera: la oportunidad para que el equipo de Banfield hiciera un tiro libre desde la posición donde el balón hizo contacto con la mano.

Además de la sanción principal, los jugadores de Banfield han planteado una nueva demanda para la exclusión del arquero Atlético Tucumán de la plantilla principal de los próximos partidos del superclásico a disputarse en Wembley. Sin embargo, el juez rechazó este requisito y por motivos absolutamente legales.

Entonces, ¿en qué se basan estos motivos? Olé habló con una fuente cercana al arbitraje y explicó que en tales situaciones las reglas son las siguientes: cuando el portero se ve obligado a usar la mano, no puede percibirse como último recurso, porque. Es la parte del torso de la que el portero tiene derecho a utilizar esa extremidad. Cuando se trata de pasar el balón a un jugador de su propio equipo, esto no puede considerarse una infracción grave.

De hecho, hace un par de años, otro árbitro ya había sancionado al portero por tocar el balón con la mano, pero tras el final del partido dijo que se emocionó y se arrepintió de lo sucedido.

Así se reprogramó el tiro libre por una obstrucción en la línea que se movía más de un toque, hasta que Datolo pegó en el larguero tras tocar en Abecasis.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *